Blogs

Aferrémonos a Dios y veremos cuantas cosas difíciles resultan superables. / Fotografía Cathopic.Hay algo que nadie nos puede impedir nunca, ni siquiera en las peores circunstancias. Es la presencia de Dios en nuestras conciencias. Ahí siempre está Él accesible a nuestras oraciones. Somos personas, imágenes y semejanza de Dios; somos dignos. Somos libres aún en medio de nuestras limitaciones. Si, además, por la fe y el bautismo, el Espíritu Santo habita en nosotros, somos hijos de Dios unidos al Hijo, partícipes de la vida divina, de la vida sobrenatural, entonces todo lo demás resulta superable.

El amor verdadero, exige el matrimonio. Foto: CathopicMuchos piensan que no hay nada de malo en hacer de la relación sexual un encuentro ocasional. Ambos partners aceptan tranquilamente que mañana junto a mí estará otro u otra. La pareja es completamente intercambiable; su lugar puede ser ocupado por quien en cada momento despierte el interés erótico.

Lo permitió porque Dios quiso respetar la libertad del hombre.Dios sabía de antemano que el pecado iba a causar muchas desgracias. Dios sabía que incluso iba a ocasionar la muerte afrentosa de su propio Hijo. A pesar de todo Dios permitió el pecado. Aunque ya preveía unas consecuencias tan espantosas.

Efectos de la ideología de Género. Imagen disponible en linea. 1.- La ideología de género confunde a la persona haciéndole más difícil comprender quién es y cuál es su identidad.

Está en juego la felicidad. Foto: Cathopic. En definitiva, lo que está en juego, con el tema de la educación y la moral sexual, es la felicidad humana. Éste es un punto común a considerar tanto para los cristianos como para los legisladores. Un buen punto de partida para el diálogo.

Dios Padre. (Así lo describe el papa Francisco escribiendo a los jóvenes)