Blogs

Felicidad salesiana... Lo había comentado antes y ahora me detengo a contemplar la belleza de nuestra alegría. Alegría que pasa por ratos de teatro, de risa, de llanto y de música, llenando nuestras casas de fiesta, pintando nuestros corazones de gozo.

Vertigo. Imagen disponible en línea. Yolanda B, una mujer de 38 años, comenzó a sentir de repente que todo le daba vuelta. “Sentía que la habitación giraba”, relató. Ella acudió al médico; como era de esperarse, le dejaron varias pruebas de laboratorio y le indicaron algunos fármacos

Una de las cosas que primero me llamaron la atención al venir a Gjilan es el hecho de ser estadísticamente una minoría. Viniendo de una cultura de tradición cristiano-católica, saber que de más de 130,000 habitantes sean solo 18 los católicos que conocemos, es un dato que impresiona. Existen algunos cripto-católicos que prefieren vivir su fe en secreto, pero el resto son, en su inmensa mayoría, musulmanes.

Han pasado ya varios días desde que llegué a “mi tierra prometida”. Ha sido una experiencia única, con una mezcla de sentimientos, oraciones y dificultades. Pero nada que me tome por sorpresa: sabía que enlistarme en una expedición misionera significaba comprometerse en una vida que no sería fácil.

Luego del envío misionero en Turín, los superiores me pidieron permanecer en Italia un tiempo corto que sirviera para afianzar el italiano y conocer la realidad de la inspectoría a la que pertenezco. Tuve la oportunidad de conocer no solo algunas casas, sino que a varios hermanos y jóvenes empeñados en la pastoral juvenil.

Sobre los niños y el respeto. Hay algo que estoy aprendiendo gracias a mi hijo y es a aceptar a los demás así como son y a respetar. Hasta el momento, no ha habido nadie mejor que él para ayudarme a descubrir y vivir esto con mucha atención.

Love16.Casi en la misma fecha han llegado hasta mí dos mensajes que claramente quieren dar a entender que la sexualidad humana es algo que carece de un significado moral particular: ni bueno ni malo.