Blogs

Así de fácil.Estando en la Basílica Don Bosco, durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, luego de haber visitado las reliquias de San Óscar Romero, me encontré con una escena interesante. Dos jóvenes estaban buscando a alguien que les dijera algo sobre la vida de Don Bosco. Estaban hablando con un sacerdote diocesano, quien les dio algunos datos, pero no lograron satisfacer la curiosidad de estos muchachos. Cuando terminaron de hablar, me les acerqué decidido.

chico

Durante la conversación con un joven sobre temas de fe, de forma inesperada se le planteó a un sacerdote esta pregunta: “¿Por qué Dios me creó sin pedirme permiso?”

helenaak14Contrariamente a los que se oye decir, los católicos no estamos contra la sexualidad, ni creemos que el placer sexual sea pecaminoso. Estamos sí, contra el ejercicio de la sexualidad en forma irresponsable (o sea, fuera del matrimonio).

La dignidad de ser padres. La maternidad y la paternidad humanas son realidades sagradas porque tienen como modelo la paternidad y maternidad de Dios. Y Dios mismo ha querido que los padres y madres colaboren en Su obra creadora de transmitir la vida a nuevos seres humanos.

 El ser humano es un ser necesitado. Foto de: Javier Allegue Barros/unsplash"No hemos sido hechos para la muerte, morimos por nuestra culpa. Nos perdió nuestro afán de autonomía. Nada malo fue hecho por Dios, la maldad se produjo por nosotros. Pero, aunque nosotros la provocamos, somos incapaces de quitarla" (Taciano del siglo II, en su Discurso contra los griegos).

Hombre y mujer constituyen un consorcio para toda la vida. Matrimonio es la alianza por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado naturalmente al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole. En el cual, el hombre y la mujer entregan y aceptan recíprocamente el derecho perpetuo y exclusivo sobe sus respectivos cuerpos en orden a los actos que se dirigen a la procreación.