tmprevencionLa prevención cuesta menos y es más eficaz que la sola contención de la desviación y que la recuperación tardía. En efecto, permite a la mayor parte de los jóvenes verse libres del peso de las experiencias negativas, que ponen en peligro la salud física, la maduración psicológica, el desarrollo de las potencialidades, la felicidad eterna. Les consiente también liberar las mejores energías, aprovechar lo mejor posible los itinerarios más sustanciosos de la educación, recuperar a otros en los primeros pasos de un eventual hundimiento. Ésta fue la conclusión de Don Bosco, después de la experiencia con los muchachos de la cárcel y del contacto con la mano de obra juvenil de Turín.

DSC02866

En nuestra ruta hacia el bicentenario del nacimiento de Don Bosco (2015) hemos comenzado la estimulante tarea de redescubrir su personalidad. Desde tiempo hemos estado familiarizados con su biografía. Ahora nos llaman a descubrir su pasión educativa pastoral. No por curiosidad, sino porque somos los continuadores de su misión.

El primer rasgo que define a Don Bosco es su opción radical por los jóvenes, particularmente los que estaban en seria desventaja. Para eso existimos los salesianos.

La opción salesiana por los jóvenes tiene un color distintivo: el Sistema Preventivo. Más que un color, un arcoiris.

Los salesianos atesoramos un léxico valioso que se ha transformado casi en un mantra: amorevolezza, patio, asistencia, clima de familia.

Don Bosco:  verlo con ojos nuevos Ese camino está delineado en tres etapas diseñadas para descubrir a Don Bosco: sus inspiraciones, sus motivaciones, sus opciones. La invitación se dirige a repensar su figura de educador, pastor, fundador, guía y legislador.

Para ello es preciso superar una visión ingenua nacida de una literatura edificante centrada en anécdotas que inflamaban una devoción al santo con acento milagrero o entusiasmos epidérmicos.

Esta nueva visión de Don Bosco nacerá en la medida en que nos apropiemos de las contribuciones ofrecidas por los estudios sobre Don Bosco basados en un enfoque histórico con rigor científico. Por suerte, contamos ya con buenos aportes publicados en este sentido.

Ser fieles a Don Bosco significa conocerlo en su historia y en la historia de su tiempo, hacer nuestras sus inspiraciones, asumir sus motivaciones y opciones. Estamos invitados a estudiar a Don Bosco y, a través de la aventura de su vida, a conocerlo como educador y pastor, fundador, guía y legislador. Se trata de un conocimiento que conduce al amor, a la imitación y a la invocación.

 

El acercamiento a Don Bosco, hecho con los métodos propios de la investigación histórica, nos lleva a comprender mejor y a medir su grandeza humana y cristiana, su genialidad práctica, sus dotes educativas, su espiritualidad, su obra, comprensibles sólo si están profundamente enraizadas en la historia de la Sociedad en la que vivió. 

Un conocimiento de Don Bosco que viva de la continua tensión entre nuestro preguntarnos sobre el presente y la búsqueda de respuestas que vienen del pasado. No basta con que la grandeza de Don Bosco esté presente en la conciencia de cada uno de nosotros. Condición indispensable es conocerlo bien, más allá del simpatiquísimo anecdotario que rodea a nuestro querido padre y de la misma literatura edificante, sobre la que generaciones enteras se han formado. 

 

No se trata de ir a buscar recetas fáciles para afrontar como Familia la “crisis” actual de la Iglesia y de la Sociedad, sino de conocerlo profundamente, de modo que pueda ser “actualizado” en el amanecer de este tercer milenio, en el clima cultural en que vivimos, en los diferentes países en los que trabajamos. 

 

Se necesita un conocimiento de Don Bosco que viva de la continua tensión entre nuestro preguntarnos sobre el presente y la búsqueda de respuestas que vienen del pasado; sólo así podremos inculturar todavía hoy el carisma salesiano.

El contacto con Don Bosco, hecho con métodos propios de la investigación histórica nos ha llevado a medir mejor su grandeza, su genialidad práctica, sus dotes de educador, su espiritualidad, su obra. La simple repetición de frases de Don Bosco podría hacernos traicionar la identidad salesiana. Se trata en efecto de textos y testimonios propios de una “cultura” ya trasnochada, de una tradición y de una teología que no es desde luego la nuestra y por tanto no es perceptible inmediatamente para nosotros.

La nueva biografía crítica ha obtenido por lo menos dos efectos positivos: ante todo mostrarnos el rostro genuino de Don Bosco y la verdadera grandeza de nuestro Padre; en segundo lugar tener en cuenta a Don Bosco en la historia civil.

 

Hasta hace algún decenio, en efecto, la historiografía laica sentía una especie de alergia a Don Bosco y no le dedicaba espacio, tal vez por ciertos tonos acaramelados, por un sensacionalismo milagrero, por los sagrados conjuros, que llenaban biografías edificantes e indulgentes con lo maravilloso. 

Don Bosco prefiere ocuparse de la clase media y de la clase pobre porque necesitan más la ayuda y la asistencia. Para Don Bosco la apertura de nuevas obras está determinada por las exigencias de la situación. La pobreza cultural de los jóvenes provoca en Valdocco la apertura de una escuela elemental dominical, después nocturna y después diurna, sobre todo para los que no pueden acudir a la pública; después otras clases, talleres diversos y así sucesivamente hacia la compleja “casa aneja” al Oratorio de S. Francisco de Sales. 

Esta primera obra, de simple lugar de encuentro los días festivos para la catequesis y para los juegos, se convierte en lugar de formación global; para un cierto número de jóvenes sin medios de subsistencia se convierte en una casa, en un lugar de residencia. Al patio y a la iglesia, donde se desplegaba un programa con la posibilidad de los sacramentos, de instrucción religiosa elemental, de entretenimiento, de intereses, de festividades religiosas y civiles, de regalos, se han añadido otras estructuras para ofrecer el aprendizaje de un oficio, evitando acudir a fábricas de la ciudad demasiado frecuentemente inmorales y peligrosas para los jóvenes ya gravados por un pasado difícil. Y a continuación se fundaron otras casas salesianas, otros colegios-internados, otros pequeños seminarios confiados a la ya nacida Sociedad salesiana. 

“Entonces me puso una mano sobre la cabeza y me dijo: - A su debido tiempo lo comprenderás todo”. A los nueve años tuve un sueño. Quedaría grabado profundamente en mi mente para toda la vida. Me parecía estar cerca de mi casa, en un patio muy grande, donde se divertía un gran número de muchachos. Algunos reían, otros jugaban, no pocos blasfemaban. Al oír las blasfemias, me lancé en medio de ellos. Traté de hacerles callar usando puñetazos y palabras. 

En aquel momento apareció un hombre majestuoso, vestido noblemente. Un manto blanco cubría toda su persona. Su rostro era tan luminoso que yo no era capaz de fijar en él mis ojos.

Me llamó por mi nombre y me ordenó que me pusiese al frente de aquellos muchachos.

salesmundo

1. Profeso: quien ha emitido la profesión religiosa, es decir ha pronunciado sus votos de obediencia, pobreza y castidad, de forma temporal o perpetua, convirtiéndose así en miembro formal de la sociedad de san francisco de sales (salesianos).

2. Novicio: quien, deseando pertenecer a la congregación salesiana, vive un año de introducción a la misma bajo la guía de un maestro.

Don Bosco nos visitó

Ha sido un privilegio para Honduras, Nicaragua y El Salvador haber recibido la visita del Rector Mayor de los Salesianos, el P. Pascual Chávez.  

Privilegio, porque el Rector Mayor preside una congregación religiosa compuesta por 15,762 miembros con obras en 131 países, lo que implica que debe preocuparse por su evolución en todos los continentes. A esto se añade el que el Rector Mayor preside y anima a la Familia Salesiana, que está compuesta por 377,000 miembros agrupados en 28 ramas. Por eso, no es tan fácil contar con una visita del Superior Mayor a este pequeño rincón del planeta. 

 

La ocasión de que el P. Pascual viniera a visitarnos fue doble. Por un lado, a El Salvador le tocó el privilegio de ser anfitrión de una reunión de provinciales con sus consejeros de América que el Rector Mayor convoca cada seis años. Por otro lado, tanto Honduras como Nicaragua celebraban los cien años de la presencia salesiana en esos países.

Visita del rector mayor de los salesianos, P. Pascual Chávez Villanueva  

a Honduras, Nicaragua y El Salvador
 

ComayaguelaEl Rector Mayor, P. Pascual Chávez, llegó a Tegucigalpa el 18 de octubre del 2011 para participar en la celebración del centenario de los Salesianos en este país.

 

A las 11.30 am aterrizó en la sección militar del aeropuerto Toncontín en un vuelo privado. Lo acompañaban su secretario el P. Juan José Bartolomé, el inspector de los Salesianos en Centro América P. Alejandro Hernández y algunos salesianos más.

TegucigalpaEl 19 de octubre del 2011 el P. Pascual Chávez, Rector de los Salesianos, comenzó el segundo día de su visita a Honduras con una solemne celebración eucarística, a la que asistieron los alumnos del Instituto Salesiano San Miguel, los estudiantes del Centro Don Bosco de formación técnica y una delegación de alumnas del Instituto María Auxiliadora.

 

El P. Pascual centró su homilía en el tema de la vocación, tanto religiosa como civil. Partiendo de diversas historias de vocaciones bíblicas, exhortó a los jóvenes presentes a vivir con un proyecto definido que ofrezca un sentido a sus vidas por su proyección de servicio a los demás.