Blog El Padre Luis dice

Cristo ha muerto por nuestros pecados... Imagen de Cathopic. Los pilares básicos de la fe cristiana se pueden resumir así: 1- Dios te ama. 2.- Hemos pecado. 3.- Cristo ha muerto por nuestros pecados y ha resucitado venciendo la muerte y el mal. 4.- Debemos responder a esos dones mediante la fe que obra por la caridad.

La dignidad del ser humano. Imagen: CathopicLa dignidad absoluta del ser humano únicamente es posible si existe Dios y si es un Dios de amor que nos ha creado a su imagen. Hay razones comprensibles para dudar de la existencia de Dios. El sufrimiento en el mundo es probablemente el argumento de mayor peso. También hay dificultad para compatibilizar la imagen tradicional del mundo con la actual imagen científica (evolución, neurociencia).

Primero conozco el amor manifestado por Cristo, le correspondo con mi amor y confío en Él.Dios se ha comunicado con la humanidad a través de su Palabra. Pero la comunicación no es completa cuando algo ha sido dicho, sino cuando lo dicho es oído y cuando hay una respuesta.

Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón igual al tuyo.Vamos a repasar algunos pasajes evangélicos en los que nuestro Señor manifiesta de modo directo la vida de su Sagrado Corazón.

La paternidad responsable respeta íntegramente la dignidad de cada persona.La paternidad responsable se pone en práctica ya sea cuando la pareja de esposos toma libremente la decisión generosa de tener una familia numerosa, y también cuando la pareja de esposos, por graves motivos y respetando la ley moral, toman la decisión de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido.

Una vez afirmado que la familia es una institución natural, hay que afirmar también su radical condición de institución cultural.Dejando momentáneamente a un lado la enseñanza específicamente católica, sobre el matrimonio, podemos constatar (de la mano de Elio A. Gallego), que la familia es, de por sí, una institución natural existente en todas las culturas conocidas y en todas las épocas. Y es así, aunque la moderna ideología de género afirme lo contrario.