Blogs

Vida, valores y oración. En cierta ocasión, una profesora mostró a sus alumnos tres bolsas. Les comento a sus alumnos que eran regalos que deberían tener todas las familias. Ellos se preguntaban cuáles serían esos obsequios.

¿Cómo se formó la Biblia? El catálogo oficial de los libros bíblicos es conocido con la expresión ‘Canon’. Al aprobar este catálogo, la Iglesia está reconociendo el origen divino de los libros sagrados, y la capacidad que tienen para regular la fe y la moral.

Divorciados vueltos a casar. La exhortación apostólica del Papa Francisco Amoris laetitia dice en su número 300 que se ha de proceder siempre ‘de acuerdo a la enseñanza de la Iglesia y a las orientaciones del Obispo’. Se refiere al acceso a la Eucaristía por parte de los católicos divorciados, que han iniciado una nueva relación de pareja, así como a los católicos casados solo por lo civil, o que están simplemente unidos.

www.ejemplode.com para las cosas que nadie nos ha enseñado. Los seres humanos no lo sabemos todo. En una sociedad cada vez mas exigente, necesitamos algún recurso que nos ayude con todos los conocimientos que, a veces, son considerados básicos por las empresas o para cualquier necesidad de la vida real.

El precepto dominicalLa Eucaristía es el verdadero centro del domingo. Así se comprende por qué, desde los primeros siglos, los Obispos no han dejado de recordar a sus fieles la necesidad de participar en la asamblea litúrgica. «Dejad todo en el día del Señor —dice el tratado del siglo III titulado Didascalia de los Apóstoles— y corred con diligencia a vuestras asambleas, porque es vuestra alabanza a Dios.

La alegría de servir al Señor. Las historias de los misioneros me han siempre fascinado. Su capacidad de donarse enteramente, de llevar la fe como regalo a tantos y el amor ardiente que en ellos vemos, son para mí un modelo de nuestra consagración a Dios. Por eso, desde que entré en la Congregación, me he preguntado ¿por qué no puedo ser como ellos? Y cada vez que me lo preguntaba, sentía como en el corazón se me encendía aún más la llama del deseo por donarme como ellos a las misiones.