triduoEl Rector Mayor tomó el tema del Aguinaldo: La santidad también para tí. Con su estilo cálido, conversacional y estimulante animó a los feligreses, la mayoría jóvenes, a asumir con seriedad el camino de la santidad, vocación normal para cada cristiano. Subrayó que no se trata de realizar cosas extraordinarias.

procesion1La procesión de Don Bosco en Panamá es “mastodóntica”. Oí la frase dicha al paso. Lo de “mastodóntico” no tenía connotación negativa, sino una dimensión monumental. Tan enorme como aquellos enormes animales de la pehistoria.

Foto por: ExelobaizaLa pasión por buscar la verdad, la maravilla ante la belleza del Señor, la capacidad de compartir y el gozo de la proclamación siguen vivos hoy en el corazón de muchos jóvenes que son miembros vivos de la Iglesia.

Que el Espíritu nos dé la gracia de ser ungidos con el don de los sueños y de la esperanza para que podamos, a su vez, ungir a nuestros jóvenes con el don de la profecía y la visión.

Foto por: Angie MenesLa Iglesia lucha por escuchar. Muchas veces habla demasiado y escucha poco. Esto significa que una conversión espiritual es realmente necesaria. La raíz más profunda de esta falta de escucha a los jóvenes es probablemente la falta de escuchar a Dios.

Foto por : Oscar BennettQueremos ser una Iglesia que haga real su opción preferencial y evangélica por las personas empobrecidas y no solo como una doctrina teológica de bellas palabras, sino como una vivencia en su “día a día”.

Foto por: CathopicLa libertad es una condición esencial para toda elección auténtica de la vida. Sin embargo, se corre el riesgo de ser mal interpretado porque no siempre se presenta adecuadamente.

Foto por: AsunMuchas veces en la vida perdemos el tiempo preguntándonos:” ¿Quién soy yo? “Puedes preguntarte quién eres y tener una vida entera en busca de quién eres. Pero pregunta: “¿Para quién soy?”

Foto por : Exe LoaizaLa juventud, la fase de desarrollo de la personalidad, está marcada por sueños que se están configurando, desde relaciones que adquieren más consistencia y equilibrio, desde intentos y experimentos, desde elecciones que gradualmente construyen un proyecto de vida.

El arte de acompañar a los jóvenes es una actividad diaria. Los grandes y los santos educadores nos dicen que la regla fundamental para acompañar a los jóvenes es estar presente en sus vidas en todo momento.

Foto por : Oscar BennettNo hay jóvenes de dentro y de fuera. La Iglesia y sus pastores sienten a todos los jóvenes del mundo como suyos, nuestros, porque nadie se ha de sentir excluido. Deben sentir que los acogemos sea cual sea su situación y sus historias de vida.

Foto por : Oscar BennettEl reciente sínodo celebrado en Roma abrió de par en par las puertas de la iglesia a los jóvenes. Ya no como objeto de la pastoral eclesial, sino como protagonistas. No más desconfianza hacia ellos, ningún espacio a la crítica amarga.