Blogs

Recuperar al Padre.- Según el especialista colombiano Ivaro Sierra, la especie humana ha asignado al padre escasas funciones en el núcleo familiar: el padre básicamente engendra al hijo y provee medios materiales para el sustento familiar. Si consideramos el nivel creciente de divorcios; que la asignación de la custodia de los hijos a la madre supera el 99% y sumamos el acceso masivo de la mujer a trabajos remunerados, resulta que el padre puede perder su razón de ser y puede convertirse en algo opcional.

Misericordia y amorVamos a repasar algunos pasajes evangélicos en los que nuestro Señor manifiesta de modo directo la vida de su Sagrado Corazón.

Foto de: Cristian NewmanSi el origen del sufrimiento está en el pecado, ¿por qué permitió Dios el pecado?

El hombre depende de Dios...El volcán de Fuego (Guatemala 3-06-18), nos ha hecho pensar. Sí, el mal bajo todas sus formas: inevitable, escandaloso, permanente... se extiende por todo el mundo y hace pensar. Nuestros sufrimientos, las guerras, la muerte, las masas hambrientas, el cáncer, los terremotos y las erupciones volcánicas nos plantean importantes preguntas. ¿Qué reflexión podría convencer a una madre inclinada sobre su hijo moribundo? ¿Por qué tengo que ser yo el que sufre? ¿Por qué he sido yo escogido? Y después: ¿Por qué vivir? ¿Cuál es el sentido de la vida?

Cada uno de nosotros es responsable por un fragmento del mal. Situémonos, por un momento, ante la increíble y sucia cantidad de mal, de violencia, de mentira, de odio, de crueldad y de soberbia que infectan y arruinan a todo el mundo. Esta tremenda masa de maldad y corrupción no puede ser simplemente declarada inexistente. Tampoco puede ser ignorada o vista con resignación. La maldad debe ser superada. No es posible que se constituya en algo normal y definitivo.

Vocación de Madre. Foto: Leandro Cesar Santana.- La unión de los dos esposos en una sola carne se abre hacia una nueva vida, que es también persona a semejanza de sus padres. Pero la disponibilidad y apertura hacia la nueva vida se realiza en la mujer de una manera especial.
La mujer se realiza en plenitud como persona, precisamente en ese don sincero de sí, que implica el concebir y dar a luz un hijo.